El joven fotógrafo favorito de la moda Jamie Hawkesworth recibe un show en Nueva York

'Un viaje corto y placentero: 51 fotografías de Jamie Hawkesworth' se abre en el Galería de Red Hook Labs en Brooklyn este viernes 15 de abril. No quiero sonar como si estuviera exagerando esto, pero, si puedes ir, realmente deberías, debes hacerlo. Las imágenes se han extraído de lo que alguien me describió como su trabajo “personal”. Excepto, por supuesto, con Hawkesworth, de 28 años, todo es personal, ya sea que esté apuntando aModa(ver Imaan Hammam, arriba, en una historia de moda inspirada en el streetwear de la edición de enero de 2016); su colaboración continua con el diseñador Jonathan Anderson; o, de hecho, una serie de imágenes de niños pasando el rato y alrededor de la estación de autobuses en la ciudad de Preston, en el norte de Inglaterra, que probablemente se acerque más a lo que normalmente consideramos 'personal'. Todo lo que hace Hawkesworth está imbuido de un ojo distinto y original, y aporta un nivel increíble de intimidad, honestidad, humor y empatía a su creación de imágenes que se siente correcta y fiel al mundo de hoy. Por teléfono desde el Reino Unido, donde reside, Hawkesworth habló sobre la exposición, cómo eligió sus primeros trabajos, su pasión por los viajes y el camino que lo llevó a la fotografía.


¿Cuál es la historia detrás de la exposición?
Conocí a Jimmy Moffat [propietario de Red Hook Labs] hace un tiempo, y él me presentó a Red Hook Labs. El lado educativo de la galería, poder aprender sobre fotografía y moda, me atrajo; Pensamos que sería genial hacer algo, que yo viniera y les diera una charla a los niños sobre fotografía. Estaba viajando, así que no pude hacerlo, pero luego la idea se convirtió en una exposición.

¿Es este tu primer show?
Nunca había exhibido nada antes. Hay trabajo antiguo, trabajo nuevo. . . Hice la edición con Jimmy, mirando imágenes que nos llamaron la atención como naturales, e instintivamente elegí lo que era bueno. La idea del programa surgió cuando me preguntó de qué se trataba mi trabajo y qué era importante, y le dije: 'Lo más importante es que se sienta personal y auténtico, sentirme como yo'. Es un viaje corto, literalmente, ya que he estado haciendo esto durante cinco años. . .

¿Cómo empezaste como fotógrafo?
En la escuela secundaria, siempre fui académico y pensé que había dos materias que eran realmente inútiles: francés y arte. Fui a estudiar ciencia forense e investigación criminal en la Universidad de Central Lancashire en Preston y comencé a usar una cámara para documentar pruebas como parte de mi curso. Reprobé la parte de derecho del curso, y luego un buen amigo mío que estaba estudiando fotografía en Norwich dijo: '¿Por qué no lo haces tú también?'. Cambié de rumbo, y después de unos meses me enamoré de él. Fue la primera vez que usé mis manos y mi cabeza. Comencé a usar la biblioteca tan pronto como cambié de curso, me abrí camino a través de la A a la Z de la fotografía: August Sanders, Paul Strand, Walker Evans y el documental británico de la talla de Nigel Shafran. . .

Háblame de tus primeros trabajos.
Me mudé a Londres y comencé a ayudar, y sabía que era importante hacer mis propias cosas, pero no quería hacer sesiones de prueba de moda. Cuando estaba en la universidad, mi tutor me dijo que mis fotos se sentían muy relevantes. Eso se me quedó grabado. Así que tomaría un tren e iría a algún lugar de Inglaterra; Quería viajar y documentar a los adolescentes. Siempre fue difícil acercarse a alguien y decir: '¿Puedo tomar tu retrato?' Mucha gente simplemente diría que no. En cambio, diría que me encantan sus zapatillas o su abrigo o que su sombrero es realmente genial. Aprendí muy rápidamente que la forma en que te articulas realmente influye en la interacción. De todos modos, es una conversación tan incómoda, así que tomaría su retrato, les daría las gracias y seguiría adelante. Siempre me dije a mí mismo, no quiero hacer comentarios sociales y fotografiar, digamos, a jóvenes de 15 años en Nike, para mostrar el lugar de la ropa deportiva en Gran Bretaña. Realmente se trataba de dispararle a cualquier cosa y a cualquiera. Realmente no puedo explicarlo del todo, ¡lo cual creo que es importante!


¿Cómo ves tu relación con la moda?
Curiosamente, cuando estaba en la universidad, no tenía la energía para ponerme en moda. Estaba ayudando a fotógrafos documentales, que no necesitan asistentes, así que comencé a trabajar para fotógrafos de moda. Benjamin [Bruno, un estilista] se puso en contacto y empezamos a trabajar juntos. El programa de Red Hook Labs resume que todo es igualmente importante para mí; la moda se siente como el paisaje, se siente como un retrato. . . La moda es como un mini rompecabezas, en la medida en que a veces estás luchando contra cosas cuando estás trabajando en ella, pero es bueno tener algo contra lo que empujar. ¡Lo que siempre quiero hacer es tomar un tren solo y tomar el retrato de alguien!

¿Y tu trabajo con Jonathan Anderson?
Jonathan y yo tenemos una relación divertida: podemos luchar entre nosotros, de una manera buena y positiva. Trabajamos juntos recientemente y me di cuenta de que él y yo somos iguales. Estábamos disparando a alguien y estaba a punto de decir: '¿Puedes mover tu dedo meñique del pie?', Y él lo dijo antes que yo. Orquesta a la gente para que haga lo que quiere, y supongo que yo hago lo mismo.



  • Jamie Hawkesworth
  • Jamie Hawkesworth
  • Jamie Hawkesworth